¡Hola Lovers!

¿Qué tal lleváis la semanita? Espero que muy bien.

Hoy quería hablaros de cómo he ido introduciendo la comida solida de Valeria.

Papillas con tropezones

Desde que Valeria empezó con la papilla de frutas a los 4 meses y medio, he ido introduciendo papillas un poco grumosas.

Al principio, le costó un poco adaptarse y le daba un poquito de asco, pero poco a poco se fue acostumbrando y me ha costado muy poco ponerle un filetito de pechuga.

Interés por los alimentos que yo tomaba

Cada vez que me sentaba a comer al lado de ella, a mi niña ¡se le iban los ojos!

Tenía mucha curiosidad por mis alimentos y siempre le he dado de probar todo lo que he comido.

Alimentos llamativos

Pon en su platito alimentos llamativos y curiosos para ellos.

A mi hija le chifa los alimentos tan coloridos como son el tomate, el maíz y los guisantes.

Fácil de digerir

No les puedes poner de buenas a primeras un filete de lomo porque al final te lo acabarás comiendo tú.

Tienen que ser comidas blanditas y fáciles de masticar. Prueba con una tortilla (cuando hayas introducido el huevo previamente), un poquito de queso, merluza, judías…

Alimentos adaptados

Las comidas tienen que estar partidas en trocitos muy chiquitines. Además, deja que sean ellos los que vayan curioseando con la comida, aunque se ensucien.

¡A mi hija le encanta comer a ella sola!

Todos los niños tienen su periodo de adaptación

Cada niño es un mundo y tienen diferentes desarrollos. No hay una regla establecida para todos los bebés. Cada cuál que se tome su tiempo.

Espero que os haya servido de ayuda y que hayáis conocido un poquito más nuestros truquitos.

¡Os mando, mucho love!