¡Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, me deseo a mí misma, cumpleaños feliz!

Hola Lovers, ¿Qué tal estáis?

Cómo ya sabéis ayer fue mi cumpleaños.

Si, ese día del año que las madres lo pasaron tan mal para tener unas cabecitas pensantes como las nuestras, jajaja.

Es un día muy especial para todos nosotros y creo que lo celebramos casi toda la gente del mundo. Para mí, este 31 de agosto, sin duda, inolvidable.

Me vine ayer a Albacete a pasar el día con toda mi gente. Por la noche, mi madre, yo y bebé decidimos salir a cenar fuera. Ella y mi prima Alejandra fueron las primeras personas en felicitarme. ¡No faltó la canción de “Cumpleaños feliz” de Parchis!

Me desperté por la mañana con un poquito de aturdimiento, las copas de vino parece que afectaron un poquito a la cabeza. Como en mi casa se habían quedado a dormir todos mis primos, concretamente 6, no tardaron en felicitarme. Para los que me preguntéis, sí, esa noche dormimos como chinos, jajaja.

Por la mañana me fui a hacer un montón de recados, entre ellos recoger los regalos de cumpleaños de mi madre. Y, por supuesto, no nos olvidamos de la cañita matutina para seguir con la fiesta.

Subí a celebrar mi cumpleaños a la parcela con mi familia, y lo pasamos genial. También lo celebré con las chiquichuelas, no es de extrañar. Fue perfecto e inolvidable, más que nada, porque fue el primer cumpleaños que paso con la persona más importante que tengo en este mundo, mi princesa Valeria.

Desde aquí quería daros las gracias a todos y por todo, por las felicitaciones, por los mensajes, por el apoyo, por estar todos los días a mi lado, por ser tan especiales y tan importantes como lo sois para mí.

No sé qué haría sin vosotros, porque gracias a vosotros, todos los días aprendo algo nuevo.

Gracias por formar parte de mi vida y por hacerme sentir tan especial en este día tan importante para mí.

¡Os quiero!