Es un cambio bastante difícil para ellos y para nosotros. Hasta que deis con el biberón que más se adapte a sus necesidades podéis probar muchísimos, ¡eso os lo puedo asegurar!

Decidme ahora, ¿cuáles han sido los biberones preferidos de vuestros peques? ¿cómo lo hicisteis vosotras?

Soy todo oídos…

¡Mucho love chicas guapas!

¡Hola Lovers!

Como dije en el post anterior, Valeria ya no toma pecho, ahora toma biberón.

Cada una elige el momento de quitarle el pecho a su bebé. Todo niño tiene unas necesidades diferentes, por eso, cada caso es un mundo.

Ahora bien, el cambio de pecho a biberón es bastante complicado, y hasta que das con el mejor, pasan semanas, incluso meses.

Os voy a contar mi experiencia.

El primer biberón que compre a mi gordita, fue de las tetinas de silicona con forma de gota que se han puesto de moda hace tan solo unos años. Eran de la marca “Chico”. El diseño como podéis comprobar era bastante bonito y, a simple vista, parecía bastante bueno. Pues a mi bebé no le gustó absolutamente nada. La tetina era demasiado dura, muy poco flexible y no se amoldaba a su paladar. Sé que muchas me diréis: “Pues a mi hijo le han encantado esos biberones”. ¡Claro que sí! Seguro que a muchísimas os han funcionado, pero a mi bebé no le han gustado nada de nada. La tetina, no es lo bastante blandita para Valeria, parece ser.

El segundo biberón que probó mi nena fue los de una marca nueva, seguro que ya la habréis escuchado, se llaman “TwistShake”. Me enviaron unos cuantos biberones para que los probara y les dijera que tal le funcionaban a mi hija. El diseño de estos biberones es super chulo, tienen diferentes tamaños y colores. Además, venían con dosificadores para las tomas y una especie de colador para que no entraran grumitos, muy guay la verdad. En este caso, el material también era de silicona, pero con una forma un poco diferente. Era una tetina mucho más blandita y flexible. Se amoldaba bastante bien a ella y a su forma de succionar. ¡Valeria parece que ya le iba pillando el gustillo a eso del bibe, jijiji!

Luego, cambie de estrategia y le compre las tetinas de toda la vida, las marroncitas. Esta vez probé con la marca “Suavinex”. Me dijeron que esas tetinas se estropeaban mucho más que las de silicona y, lo cierto, es que tienen razón. Se ponen de un color más marrón oscuro y se estropean antes que las de silicona, supongo que serán por el material del que están fabricadas. En cambio, estas tetinas, son blandas, adaptables y muy eficientes. Creo, que después de tantas cosas modernas, siempre me quedo con las de toda la vida. Además, creo que a Valeria también le encantan, porque desde que probó esos bibes, ¡no los suelta!