Hoy este post va para una persona muy especial que todavía no había aparecido por aquí, pero para mí es imprescindible, fundamental en mi vida.

Él, mi amigo, mi compañero, mi amor verdadero. Esa persona que todo el mundo busca y yo encontré por casualidad. Gracias a ti, hoy creo en los cuentos de hadas.

Con él me siento querida, arropada, amada. Es mi apoyo, mi pilar, el padre de mi hija, el que hace que los problemas se solucionen con una sonrisa.

Esto va para ti, porque entre nosotros tan solo una mirada basta.

Por un dieciocho más, por una vida juntos.

“Entre nosotros las palabras sobran”.

Te quiero.