Hola Lovers ¿cómo estamos? Espero que super bien.

Hoy vengo a contaros la escapada romántica que hicimos mi pareja y yo hace unos cuantos días.

Era la primera vez que dejaba a la pequeña con mi madre, de hecho, nunca me había separado de ella ni para dormir, pero yo creo que era nuestro momento.

Aproveché el cumpleaños de Jonathan para regalarle dos viajes, y el primero era este.

Salimos justo un día después de Reyes, el día 7 de enero para ser exactos. Nuestro destino era el Valle de Arán, un sitio precioso en el Pirineo Catalán. Nos lo tomamos con la calma la verdad, llegamos allí a las 20 de la noche ya que el camino era muy largo, tardamos casi 8 horas. Pero, ¡mereció la pena!

Nos alojamos en casa de una de mis mejores amigas, concretamente en Salardú, a menos de 5 km de las pistas de ski de Baqueira. Era un pueblo de estilo medieval, precioso, muy tranquilo y romántico.

Después de dejar los trastos correspondientes, que parecía que nos íbamos a la guerra, fuimos a cenar al restaurante “Mas Pasta”. El sitio estaba ubicado en Arties, otro pueblecito super bonito y con encanto. El restaurante era espectacular, con un trato espléndido y una comida riquísima. Pedimos para cenar un Carpaccio de pato, Pasta al curry, Tortellinis de boletus y un par de cervezas artesanas buenísimas. Y, para rematar, una tarta que queso. ¡Estaba todo increíble! Mmm… se me hace la boca agua solo de pensarlo.

Había que estrenar el material de ski que me había traido Papá Noel, así que subimos a pistas y esquiamos durante todo el día. ¡Imaginaros las agujetas que tenía al día siguiente! El forfait nos costó, con seguro, durante dos días 196 euros, comprado en ventanilla de las mismas pistas. ¡Es un deporte para ricos, como digo yo!

El tercer día, más de lo mismo, pero esta vez acompañados de nuestros amigos, que estaban echando la temporada allí. ¡Nos lo pasamos muy bien, y hasta bajé las pistas rojas!

Lo cierto es que los cuatro días hicimos un montón de cosas y nos lo pasamos de maravilla. Necesitábamos este momento de desconexión para los dos.

¡Ahora ya estoy pensando en el próximo viaje! ¿Adivináis dónde puede ser? ¡Hagan porra! Dejármelo en los comentarios.

Desde aquí os mando, ¡mucho love familia!